dimarts, 7 de juliol de 2015

Altres coses del nostre cap

Quan treballes en un projecte concret és inevitable que la ment funcione cap a altres temes, que tot allò que t'envolta siga objecte d'observació. Són eixos escrits colaterals les "altres coses del nostre cap" que ocupen aquesta nova secció.
Avui és Claus Baudelaire qui ens ofereix un dels seus textos. Fixeu-vos en les imatges, en les descripcions... No debades és la nostra "descriptora" oficial...

La espera...
El suelo comenzó a temblar, se oía un grito atemorizado de chapa al entrechocarse... Un gutural sonido que hacía que se le pusieran los pelos de gallina a todo aquel que no estuviera acostumbrado a aquella cueva oscura y sin aparente fin cuando mirabas a los lados. Se aproximó rugiendo como un dragón hambriento que ha olido esa gota de sudor frío que te resbala por la espalda. El impaciente sonido de los pies golpeando nerviosos el suelo provocaba en ti un nudo en el estómago, "qué es eso que viene... debería apartarme..." El nudo apretaba cada vez más fuerte conforme el horrible sonido se iba acercando. Tu mente barajaba ya mil posibilidades, empezabas a creer que las historias de la edad media sobre caballeros andantes y sus espadas asesinas de dragones eran reales y comenzaste a esperar, sin darte cuenta, la llegada de aquel caballero. Pero no llegó y con un chirrido de hierro oxidado contra hierro oxidado, tu monstruo apareció, abrió sus fauces y decenas de personas salieron despavoridas.
"En colón tengo que coger la línea siete...", te repetiste, "que poco me gusta el metro".

                                                                                                                   Claus Baudelaire

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada