dimecres, 6 d’abril de 2016

Las Profecías: Ébastan

Seguía haciendo mucho calor en Kálen'dir, los primeros días de aquella edad eran tremendamente calurosos y los ríos y afluentes transcurrían revueltos, por eso Morgán, el mago de agua, trataba de atenderlos a todos aunque sentía que algo más estaba pasando. Ante sus inquietudes, como solía hacer, consultó al río Brélamos, el más largo y sabio de todos los ríos de Kálen'dir. Aquello que pudo hablar con el río le resultó tan inquietante que decidió ir a la biblioteca de Ádasu, la capital, a consultar los viejos pergaminos. Primero leyó las Crónicas y al no encontrar nada, recordó un pequeño libro en el que su antecesor le había dicho que en él encontraría unas profecías que debía tener en cuenta. Cuando lo encontró en un rincón de la sala, leyó la primeras y descubrió que ya se habían cumplido, cosa que le llevó a sorprenderse mucho más cuando encontró la siguiente:



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada